Escapada a Ibiza

¡Hola a todas! Se nota que el buen tiempo trae contenidos de escapadas y viajes. Aquí tenéis una nueva entrega: una mini escapada o finde a Ibiza. 

El pasado fin de semana me invitaron desde la agencia de InTalents en la que trabajo a hacer un viaje con el resto de mis compañeras a Ibiza. La verdad es que la organización fue de 10 y a los sitios a los que nos llevaron fueron maravillosos. A todos los sitios donde iba pensaba: aquí tengo que volver de finde romantico con mi pareja, así que os dejo por aquí todo el itinerario que hicimos por si vosotras estáis en las mismas:

 

2 días en ibiza:

Salimos desde el aeropuerto del Prat de Barcelona con vuelo directo a Ibiza con la compañía de vueling. Tienen muchísimos vuelos no solamente a ibiza si no a todas las islas, y bastantes horarios con lo que puedes aprovechar muchísimo el fin de semana. Salimos súper puntuales y el vuelo es de apenas 40 minutos así que antes de las 10 ya estábamos aterrizadas en Ibiza. Os recomiendo ir con equipaje de mano (máximo 10 quilos) para aprovechar el fin de semana. 

Cuando llegamos, alquilamos un mini bus durante todo el finde (eramos 10) y así poder desplazarnos. Nos fuimos a visitar el pueblo de Santa Eulària des Riu y desde allí al famoso mercado de Las Dalias

El mítico mercado de las dalias reúne artesanos desde hace años (1985) en un entorno muy característico y hippie. Nosotros estuvimos paseando, disfrutndo de los diferentes puestos de ropa, complementos, y restauración que ofrecen. Aunque el espacio está lleno de sombrillas, el sol pega fuerte así que os recomendaría evitarlo en las horas puntas de sol. Os recomiendo también echad un vistazo a su web y redes para ver todas las actividades que ofrecen.

Después de Las Dalias nos dirigimos a nuestro Hotel Can Salia, un complejo de lujo situado en Cala es Bou. El hotel cuenta con dos piscinas, una familiar y otra solo para adultos en la azotea dónde podrás disfrutar de unas puestas de sol increíbles. La Gastronomía del hotel es increíble, al igual que sus habitaciones, completamente equipadas y decoradas con un toque isleño precioso. 

Por la tarde, disfrutamos de las instalaciones del hotel y de su piscina. Por la noche nos desplazamos hasta el puerto de Sant Antoni para cenar en el precioso restaurante Villa Mercedes. Os recomiendo 100% el restaurante, tanto por su ubicación, la decoración del restaurante (una casa completamente reformada de 1901), la amabilidad del personal y sobre todo por la calidad de los platos. Si váis, por favor hacedme caso, pedid el pulpo ahumado y la tarta de queso de cabra. 

La noche ibizenca es por todos conocida. Nosotras terminamos nuestra noche en el mismo restaurante tomando los cockteles que nos prepararon y charlando con las increíbles vistas que teníamos. 

Al día siguiente nos despertamos pronto y nos fuimos rumbo a Santa Gertrudis, un pueblo realmente precioso y en el que puedes perderte horas y horas entre sus tiendas de decoración (como Es Cucons), el spa en el hotel de Na Ximena, los bares míticos de bocadillos Costa o en cualquiera de sus rincones fotografiables.

 

A media mañana nos fuimos a hacer un brunch a World family Ibiza, un proyecto abanderado por una familia de la cual su historia os recomiendo su lectura. Ninguna de mis compañeras nos esperábamos que nos removiera tanto escuchar la historia de esta familia de la misma matriarca (Merel) y de cómo ella y su pareja se conocieron en la ibiza de los años 80 y decidieron encarar su vida. Sin duda una de esas historias que te atrapan de principio a fin. Ahora, toda la familia se dedica a este proyecto, que no únicamente es una firma de moda y complementos hechos 100% a mano, si no también a esta pequeña restauración, decorada con muchísimo mimo y dónde sirven deliciosos brunchs. 

Dejamos WFI y nos fuimos hasta el centro de ibiza para disfrutar de la playa y poner fin a nuestro viaje y volver a Barcelona. Fueron dos días en ibiza pero que siento que fueron semanas. Descubrí una ibiza muy distinta a aquella a la que fuimos en 2012 como novios. Una ibiza mucho más natural, salvaje y bonita. Una ibiza que me dió dos días de desconexión y conexión brutal, para reconectar conmigo misma. 

Estoy segura de que regresaré, quizás en pareja, quizás sola o ambas. Sin duda, una isla que te atrapa. 

Si quieres ver más publicaciones de viajes no te pierdas esta categoría de mi blog. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.