Tutorial funda cambiador sin cremallera

¡Buenos días! Hoy os traigo un tutorial de costura de esos que os gustan: fáciles y bonitos. Un tutorial para hacer una funda del cambiador sin cremallera.

De hecho puede servir para un cambiador, o para lo que quieras. Es lo primero que le coso a Món, así que espero que no sea lo único que me de tiempo a coserle antes de que nazca. 

¡Vamos allá! Necesitáis:

  • Espuma de las medidas de vuestro cambiador. Yo fui a unos almacenes que tenemos en Terrassa (Magatzems Serra) y me lo hicieron a medida con la plantilla que yo les llevé y con un grosor de 3cm. Me costó 5€. Si no tenéis esta opción, siempre podéis comprar un trozo de espuma, marcarlo con la plantilla y recortar. Al ser de poco grosor se puede cortar sin problema.
  • Telas de algodón al gusto. La que he escogido yo es una tela de Rifle Paper (soy una fan) que compré en I love Kutchi

Ya veis que se necesita muy poquita cosa. Para mi, este cambiador de olli Ella es precioso, pero la funda protectora que te viene es insuficiente para que el bebé esté cómodo, así que me he decidido a hacerle yo misma la mía por muy poquito. 

Lo primero que tenemos que hacer es con la plantilla que hemos cortado la espuma, repasar la tela del revés con ayuda de un bolígrafo que se borre al planchar. Marcamos y recortamos dejando unos 3-3,5 cm de margen de costura. Esta será la parte superior de nuestra funda.

Para la trasera, repetiremos igual, pero dándole unos 18-20 centímetros de más en el centro, es decir, haciéndola más larga para crear de este modo la obertura del colchón.

De este modo tenemos dos piezas: la delantera y la trasera (mucho más larga esta segunda), pero con las mismas medidas de amplitud. Recortamos por la mitad la parte trasera y le hacemos un dobladillo en el borde vertical.

Ahora, solo nos queda montar y coser. Para ello ponemos las telas siempre del revés (es decir, estampado con estampado). Primero ponemos la parte delantera, y seguidamente las dos partes traseras superpuestas. De modo que coinciden las puntas con la parte delantera. Lo entenderéis viendo las fotografías. Cosemos, damos la vuelta y planchamos.

¡Y ya tenemos nuestra funda terminada! Increíble verdad. Solo nos queda poner la espuma dentro y listo. Podremos desenfundarla siempre que se manche y la espuma también se puede lavar. Si lo preferís podéis repetir el mismo proceso con una tela más absorbente para crear una funda protectora del mismo. Os dejo algunas fotos de cómo va quedando el rincón de Món en nuestra habitación.

Espero que os haya gustado el tutorial, si te apetece ver más no te pierdas la categoría de tutoriales aquí. ¡Hasta la próxima! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.