El parto de Julieta

¡Buenos días a todas y feliz inicio de semana!

Tenía muchas ganas de escribiros este post, así que en seguida que he tenido un momentito me he puesto a ello. Durante los meses de embarazo el parto es un tema de te va rondando la cabeza y le vas dando vueltas y vueltas. Y sobre todo, en el caso de un segundo embarazo (en el que no hay miedos), lo que te ronda más la cabeza es cómo será y cómo nos organizaremos ahora que tenemos otro miembro en la familia. ¿Con quién estará, cuántas horas durará…? Hubo un punto en el que incluso me agobié, pero llegué a conclusión de que realmente, no podía controlar nada. No podíamos predecir cuánto duraría ni qué día de la semana sería, ya que eso lo condicionaría todo. Así que finalmente lo que hicimos fue hablar con las personas de confianza, pedirles que estuvieran disponibles y a medida que fueran pasando las cosas iríamos organizando conforme las viéramos venir. Y cerré el capítulo y no volví a pensar en ello. 

….

El sábado 20 por la noche, estaba tumbada en la cama con el portátil encima terminando un par de cosas mientras el amore ponía a dormir a Valentina. Cuando entró por la puerta, cerré el portátil y le dije: “Acabo de enviar la última factura, ya puedo parir”.

Y Julieta se lo tomó en serio porque en apenas media hora me venía la primera contracción. Del mismo modo que con Valentina, las primeras las notaba un poco ambiguas y como además la cena (creí) que me había sentado mal, no sabía hasta qué punto era o no una contracción. Pero a los 5 minutos, ¡Pam! Otra. Estaba hablando con La Tribu por WhatsApp y les dije: “Chicas creo que esto se activa”, risas y gritos virtuales, un par de contracciones más, decidí apartar el teléfono y centrarme en ello. 

Nos pusimos a hablar con el amore, y sí, efectivamente cada 5 minutos como un reloj suizo, una contracción. Avisé a mi gine (que la pobre estaba de cena), y decidí darme una ducha de agua caliente para intentar calmarlas y así poder descansar. La experiencia con Valentina nos decía que teníamos para rato así que si conseguía dormir 3-4 horas tendría fuerzas suficientes para poder hacer frente al parto. 

Pero no, ni la ducha de agua caliente ni el intentar descansar hicieron que aquello frenara, ni mucho menos que fueran a menos. Las contracciones empezaron a hacerse más fuerte, y recordé que aquella intensidad con Valentina llegó al cabo de 10 o 15 horas. Ya no podía hacer frente a las contracciones yo sola, si no que necesitaba que el amore me sujetara para yo poder hacer la fuerza inversa, o que me presionara los riñones, apoyarme en la pared…

Nos pusimos en marcha: avisé a mi madre y hermana, en 30 minutos podían estar en casa. El amore terminó la bolsa y colgó las cintas de gym en el salón para que pudiera sujetarme allí durante las contracciones. Y yo, empecé a mentalizarme de lo que estaba pasando y a tomarme algunas gotas de flores de Bach que me habían preparado. Me parecía increíble, Julieta estaba a punto de llegar. 

Las contracciones cada vez eran más fuertes y sólo hacía una hora que habían empezado. Me resistí a creer que quedaba poco, pero el hecho de tener a Valentina y poder “organizarlo” todo, hizo que me decidiera que vinieran mi hermana y madre para yo saber que en 5 minutos podía plantarme en el hospital (lo tenemos a 3 calles de casa, así que “creía” que podría ir andando como la última vez). Cuando llegaron y mi madre me vio me dijo: “no apures mucho que contigo estuve dos días y con tu hermana horas”; y yo seguía en mis trece de que a aquello todavía le quedaba rato. Pero de golpe me vinieron un par muy fuertes y tomé la decisión de ir al hospital y que me valoraran. Así al menos podíamos hacer unos mínimos cálculos. Imaginaros que con Valentina después de 10 horas ¡solo había conseguido borrar el cuello del útero! Estaba convencida de que llegaríamos y nos mandarían de nuevo para casa. 

Las contracciones empezaron a ser seguidas, cada tres minutos, así que mi hermana se quedó en casa y mi madre nos acercó en coche. En dos minutos estábamos en el hospital. Cuando nos vieron me querían hacer pasar directamente a paritorio sin hacer la entrada y nosotros ¡que va… tranquilos! Que esto va para largo… Cuando llegamos a Sala de partos y la comadrona me hizo un tacto me dijo: “Estas de 6 cm y la niña ya ha bajado y está encarada”. Yo creo que la chica todavía se acuerda de la cara que pusimos. Lo único que me salió fue decir: “llama a la anestesista” Y Miré al amore y le dije: “avisa a Laura”.

Si algo tenía claro es que no quería sentir dolor, quería seguir notando las contracciones y poder empujar pero no quería sufrir. Me dijeron que quizás no nos daba tiempo, que la cosa iba bastante rápido y mi cara era un poema… Miré el reloj que tenía delante y pensaba: ¿¡pero si solo han pasado 3 horas!?. Cerré los ojos, crucé las piernas y le dije: “Julieta hija, no tengas tanta prisa, espérate un poquito”. 

Y se esperó. Dio tiempo a que llegara la anestesista, mi gine y que viviéramos un parto precioso. Súper consciente, súper despierta, notando todo y muy emocionada. En los últimos pujos, entre parada y parada esperando la contracción me dio por llorar. Estaba pasando, en pocos segundo nacería Julieta, y todo empezaría de nuevo. Era real. Y me acordé de Valentina, en ese momento sí que me di cuenta que hubiera tenido un parto en casa solo para que ella pudiera haber estado presente en un momento tan importante. Nos abrazamos con el amore, empujamos otra vez, y no hizo falta más porque Julieta se abrió camino sola. El amore pudo sacarla y ponérmela en el pecho. 

Y en aquel momento empezó ese subidón hormonal, de mirarnos por primera vez a los ojos, de estar juntas, de empezar una nueva vida, una nueva aventura. Todo había salido bien.

Julieta, tu llegada al mundo ha sido increíble, me da la sensación de que no puedo pedir más, que te debo todo. Que esperaste al momento que podía estar al 100% por ti, que esperaste el momento que tu hermana dormía para que al despertarse recibiera la noticia de que ya habías llegado. Has llegado a la familia y parece que tu hueco siempre había estado.

¡Bienvenida al mundo Julieta! Ya verás, te va a encantar y créeme, tienes a la mejor compañera de viaje.

34 Comentarios

  1. Angela octubre 29, 2018 at 11:13 am

    Aix que bonic!!!
    Jo amb les hormones a flor de pell… aviat tornarem a viure aquest moment!

  2. Elena octubre 29, 2018 at 11:24 am

    buff amb llagrima als ulls! el meu segon casi el tinc a l’ascensor de l’hospital, i ni temps d’anestesia pero va anar rodat i super be! una mega experiencia sentir-ho tot, ni punts! els segons surten amb presses! quina bona experiencia Esther! Felicitats familia! sou super macos!

  3. Àngela octubre 29, 2018 at 11:28 am

    Qué bonic… m’he emocionat al recordar el part del Biel. Qué bonic tot… felicitats!

  4. Dèbora octubre 29, 2018 at 11:39 am

    Llagrimeta als ulls! que emotiu el part i que bonic escrius. Molta forçar per tirar endavant aquesta família tant bonica que teniu 🙂

  5. Saioa octubre 29, 2018 at 11:40 am

  6. Raquel octubre 29, 2018 at 11:49 am

    Enhorabuena de nuevo!! Tengo una nena de la edad de Valentina, y estoy con ganas de aumentar la familia solo de leerte!!😊 ánimo para la nueva etapa!

  7. Teresa octubre 29, 2018 at 11:52 am

    Esther q preciosidad! No he podido evitar emocionarme. Enhorabuena por esa familia tan preciosa ❤️

  8. Maria octubre 29, 2018 at 11:58 am

    Sou una família preciosa! Llagrimeta a l’última frase…Què emotiu!!

  9. Carla octubre 29, 2018 at 12:00 pm

    Que bonic! M’has fet recordar el meu part i l’amor tant gran que vaig sentir en veure el meu petit!
    Moltes felicitats i que gaudeixis molt de tot!

  10. Inma octubre 29, 2018 at 12:15 pm

    Uf que bonito y enhorabuena ! Me he emocionado justo hace un año me paso igual igual que a ti . Mi pequeña Amaia espero hasta que dije hoy si cariño que está todo organizado y así paso , y en tres horas nació llegue al hospital de 9cm ! Una pasada

  11. Fiona octubre 29, 2018 at 12:18 pm

    Ès preciós! Hem recorda quan va venir al món Oscar, just un mes avanç, el 21 de setembre… Una experiència dolorosa pero tan tendre i bonica a la vegada… És extraordinari crear una vida dins nostre… Enhorabona!

  12. minitronchi octubre 29, 2018 at 12:21 pm

    Que emoción! Me ha encantado leer la llegada de Julieta y ver la carita de emoción de Valentina 🙂

  13. Patricia octubre 29, 2018 at 12:26 pm

    Mi parto fue exactamente igual… Contracciones cada 5’ des del principio, esperamos 1h y media en casa y al llegar estaba dilatada de 7. Eso me hace tener un muy buen recuerdo, ya que lo disfrutamos mucho. Me parece que en el segundo no podré esperar tanto… Enhorabuena!!!

  14. Elizabeth octubre 29, 2018 at 1:15 pm

    Felicidades otra vez , tengo una niña de la edad de Valentina y quiero tener otro pienso que ahora es el mejor momento para que crezcan juntos y leer el post me ha emocionado mucho fue como revivir el nacimiento de mi niña.😘😘😘

  15. Patricia octubre 29, 2018 at 1:20 pm

    Que bonito todo lo que escribes. Yo todavía no soy mamá pero solo con lo que escribes se me ponen los pelos de punta, que afortunadas Valentina y Julieta de tenerte como mamá y tú a ellas como hijas

  16. Eva octubre 29, 2018 at 2:04 pm

    Qué pasada. Me has hecho revivir mi parto que fue similar y emocionarme. Estaba deseando leer este post, pensaba que tendría que esperar más jeje. Una vez más, enhorabuena! En especial porque todas las que tenéis un segundo hijo/a me parecéis las personas más valientes de la tierra!

  17. Mdolores octubre 29, 2018 at 2:53 pm

    Que bonic i que sort. Enhorabona familia! L.aventura de ser 4 pot començar!🧡

  18. Carla octubre 29, 2018 at 2:57 pm

    Vam sentir el mateix! Semblava com si sempre la haguéssim estat esperant!
    Que rapidíssim són familia, no només un més, sinó una gran part!
    Els segons venen més ràpids, nosaltres vam passar a córrer també… de 13hores en el primer part a 3hores en el segon!
    Felicitats! Disfruteu!

  19. Marta octubre 29, 2018 at 3:02 pm

    Què bonic!! M’he emocionat al llegir-lo!! He recordat el naixement del Max… és tan especial aquest moment! Gràcies per comprtir-ho. Felicitats a tota la família.

  20. Gisela octubre 29, 2018 at 3:04 pm

    Qué bonito, mi segundo parto fue en 15 minutos, así q imagina…Yo sólo iba a monitores a ver q tal, y de repente se desencadenó. A mi marido casi no le da tiempo a llegar y x supuesto más de epidural!!! Enhorabuena!!!!

  21. Anica octubre 29, 2018 at 3:05 pm

    Que bonito. Me has emocionado. Ojalá yo pueda volver q sentirlo. Después de un ectopico, ahora lo estamos volviendo a intertar, con miedo, mucho miedo, pero con mucha ilusión. Ojalá pueda darle a mi pequeña una compañera de viaje y aventuras.

  22. Ana octubre 29, 2018 at 3:50 pm

    Me ha encantado, estaba esperando este post. Tengo un peque de año y medio, otro en camino y con las mil dudas, miedos en mi cuerpo. Leerte me ha dado paz.

  23. JULIA octubre 29, 2018 at 4:59 pm

    uff que de emociones me han venido a la mente tras leer tu relato!! El primero fue hace 15 años y con tanta epidural que no me enteré de nada, el segundo fue hace 4 y muy parecido al tuyo, rápido y mucho más consciente de lo que pasaba…
    Enhorabuena y a disfrutar de esas dos preciosidades 😉

  24. marina octubre 29, 2018 at 6:08 pm

    ostres que emocionant, m’has fet recordar el part de la Martina, si mai m’animo a tenir un altre fill/a m’agraderia tenir la força amb que t’ho has pres tu.
    enhorabona

  25. Alicia octubre 29, 2018 at 8:04 pm

    Jooo…qué bonito!!! Enhorabuena, familia!!! Miles de besos

  26. Sandra octubre 29, 2018 at 8:24 pm

    Preciós relat. Jo també m’he emocionat!

  27. Ali octubre 30, 2018 at 8:43 am

    Qué bonito post! Me he emocionado mucho! Fuí mamá de Vera hace 8 meses y aunque antes ya te leía y os seguía, el ser mamá te acerca mucho más a tus palabras. Tienes dos niñitas preciosas, qué seáis muy felices! ♥️

  28. Ana octubre 30, 2018 at 9:42 am

    Que bonito Esther!y que rápido nos lo has contado,jeje!me he emocionado al recordar mi parto, que bonito escribes y transmites!felicidades a los 4!!!

  29. Inés octubre 30, 2018 at 6:58 pm

    Simplemente precioso, de verdad ❤

  30. Anònim octubre 31, 2018 at 1:55 pm

    Enhorabona! Quin part més bonic a l’hora que emocionant!
    Fa 3 mesos que vaig tenir un part no massa respectat per no dir gens que va acabar en cesàrea i per tot plegat ara estic amb depressió postpart. Et faria res enviar-me per privat tota la informació de hospital, metges, comadrones i com et vas preparar? M’ agradaria en un futur no gaire llunyà poder-ho tornar a intentar. Mil gràcies!

  31. Carmen Posadas noviembre 1, 2018 at 4:57 pm

    Me alegro mucho Esther, solo he vivido un parto y duró minutos, pero con la misma felicidad que sí hubiese durado horas, pude disfrutar la llegada de mi peque.
    Muy emotivas tus palabras

  32. Gracia noviembre 5, 2018 at 9:18 pm

    Qué bonito!!
    Mi primer parto fueron 4 horas en total, llegué de 8 al hospital, directa a paritorio y en hora y media tenía a la niña al pecho. Mi segunda (nació exactamente el mismo día que V) fueron 45 minutos en total, desde la primera contracción hasta que estaba fuera… El vídeo del parto empieza conmigo entrando a pie al paritorio, termina con la niña en la teta y dura 17 minutos 😂. Ahora estoy de 28 semanas, miedo me da pensar en el tercer parto, porque además mi hospital está a 35 minutos de casa…

  33. Alicia noviembre 8, 2018 at 9:48 pm

    Muy bonito. Me ha hecho gracia eso q cuentas sobre que la comida te sentó mal. A mi me pasó lo mismo incluso vomité y una vez en el hospi se lo comenté a mi comadrona. Me dijo eso es normal, les pasa a muchas, el cuerpo es muy sabio. La naturaleza es muy potente. Tu cuerpo esta echando todo porque quiere estar limpio para la llegada del baby. Me quedé alucinada de todo lo que hace el cuerpo para llevar a cabo este proceso tan maravilloso que es parir.

  34. M. Luisa noviembre 12, 2018 at 10:31 pm

    Increíble…. Me veo reflejada la llegada de mi segunda hija fué muy parecida….. Bienvenida Julieta.

Dejar un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.