Esperando a Julieta

¡Buenos días!

Una semana más me tenéis por aquí, de momento sin ninguna novedad aparente. Estos días he estado adelantando bastante trabajo así que creo que la llegada de Julieta no va a modificar mucho el ritmo de entradas en el blog; así que seguiréis teniendo contenido fresco desde este rincón. 

Hoy quería compartir con vosotras algunas de las fotografías que nos hicieron en el estudio de Mírame Fotografía. Hacía mucho tiempo que seguía su trabajo y la verdad es que sobre todo sus fotografías en recién nacidos me tenían enamoradísima. Echadle un vistazo a su Instagram porque se os va a caer la baba. Cada composición es una auténtica pasada. Además conozco a un par de compañeras y amigas que habían hecho reportajes con Dani y todas hablaban auténticas maravillas de él así que no dudé en ponerme en contacto con el para pedirle que fuera el que nos hiciera las fotografías newborn de Julieta. Además son de nuestra ciudad, el estudio está súper cerca y todo eran ventajas a la hora de organizarnos.

El caso es que mientras hablábamos de fechas posibles de partos y tal, me dijo: ¿oye y no te has hecho fotos de la barriga? Y sí, sí que me he ido haciendo alguna que otra foto, pero entre la hernia del ombligo (que muy bonita no es que sea), que con un segundo embarazo no tienes tiempo ni de saber de cuánto estás y de que ya estás últimas semanas una se ve más hinchada que otra cosa, lo había dejado estar. Pero también, por experiencia sé que cuando pasa la etapa del embarazo, hechas de menos la barriga, te ves mucho mejor en las fotos y te arrepientes de no habértelas hecho, porque al final, las fotografías son la única manera que tenemos de inmortalizar nuestros recuerdos. Esta vez además teníamos a Valentina con lo que las fotos todavía eran más especiales, así que al final le dije que sí, que me animaba a hacernos también algunas fotos los 3 (¡los 4 vaya!) para recordar este segundo embarazo.

Y no me arrepiento para nada. Pudimos conocer el estudio de Dani, que es una auténtica obra de arte. Tiene muchísimo espacio con diferentes ambientes, unos armarios llenos de ropa de todos los colores, estilos y accesorios que te puedas imaginar; y lo más importante: transmite una confianza que hace que te lo pases genial durante la sesión. Se portó de 10 con Valentina, que al principio estaba un poco cortada, le dejo hacer fotos, toquetear todo lo que quiso y al final, este es el resultado…

Me cuesta escoger las fotos para mostraros y no llenaros este post con todas ellas, porque de verdad que todas son preciosas. Me gusta mucho los tres estilos distintos que nos hizo y como fue combinando los 3 juntos, yo sola y yo con Valentina. ¡Me van a faltar paredes en casa para ponerlas!

Sin duda es el recopilatorio perfecto para esta espera de Julieta que llega a su fin… Me preguntáis muchas que cuánto falta y para esto no hay respuesta, ¡cuando ella quiera! Valentina se adelantó bastante, así que ahora mismo quedarían como unos 2/3 días para que naciera igual que ella (sólo de pensarlo me da vértigo). Aunque como dicen que no hay dos hijos iguales quién sabe, quizás a ella la tenemos remolona dentro. No auguro nada… tan normal me parecería que fuera una intensa como su hermana y naciera esta semana como que nos fuéramos a finales de mes. Lo que ella decida bien estará, más tiempo tendremos para preparamos y más horneadita saldrá. 

Os dejo con dos de mis fotos preferidas de la sesión, estas tienen bastantes números para ocupar algún sitio especial en nuestra casa. ¿Qué os parecen?

Os animo a seguir el trabajo de Mírame Fotografía, y si estáis buscando reportaje para el embarazo, recién nacidos, cumpleaños, in&out no perdáis la ocasión de poneros delante de su cámara. ¡Hace magia! Ah! y si estáis buscando mini sesiones para Navidad, todavía le queda algún que otro hueco 😉

Dejar un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.