Formentera en familia

¡Hola a todas! Aunque seguro que todavía hay por aquí alguna que le quedan vacaciones en la retaguardia, damos por finiquitado el período de viajes, o al menos sí que damos la bienvenida al blog.

Este nuevo año/curso/temporada (no sé bien bien como llamarlo) viene cargadito de novedades, pero como sé que muchas estáis esperando el post del viaje de Formentera, dejaremos el de bienvenida y novedades para los próximos días y así todas las que estáis pendientes que reservar y organizar vuestro viaje lo tendréis ya.

Espero que no se haga un post demasiado largo así que lo he dividido en varios apartados:

¿Por qué Formentera?

Nosotros habíamos estado en Formentera hacía algunos años, cuando estuvimos veraneando en Ibiza y cogimos el ferry para disfrutar de un día en la isla vecina. Nos encantó, nos enamoró y juramos que un día volveríamos con nuestros hijos. A diferencia de Ibiza, Formentera es mucho más tranquila, sin el ocio nocturno y las aglomeraciones en las calas, pero a la vez sigue teniendo un fácil acceso a las playas (no como Menorca que es preciso andar para poder acceder a ellas). Además las calas y playas son muy tranquilas, sin apenas oleaje (también hay que tener muy en cuenta en viento para saber a qué parte de la isla ir cada día) y acostumbran a ser muy planitas con lo que Valentina podía meterse y jugar en el agua y que ésta le llegara apenas por el ombligo.

Viajar en ferry con Balearia:

La posibilidad que nos ofreció Balearia fue grandiosa y es que poder viajar en coche hasta Formentera (haciendo parada y cambio de barco en Ibiza) nos aportaba muchísimas ventajas:

  • No tener que alquilar el coche en la isla y por consiguiente tampoco la sillita.
  • Poder llevar exceso de equipaje sin miedo a tener que pagar de más (carrito, portabebés, todo lo que nos entró en el maletero). De verdad que parecía que nos mudáramos a la isla pero es que cuando viajas con niños, ya sabéis que nunca hay pocos “porsiacasos”. ¡Me llevé hasta el adaptador del váter!
  • Nosotros escogimos la ruta de Barcelona – Ibiza que tienen una duración de 8 horas. La ida se hace de noche con lo que es muy cómoda y rápida (salimos a las 22h de la noche y Valentina a y media ya estaba dormida en el camarote), y la vuelta se hace de día. Con lo que tienes que tener en mente llevarte distracciones como juguetes o cuentos. En el barco también dispones de alguna animación de magia, películas o un espacio para niños mayores de 4 años. Pero también existe la opción de ir en coche hasta Denia y desde allí viajar directamente a Formentera (que si no me equivoco es un trayecto de 3 horas). Nosotros esa opción ni nos la planteamos ya que Valentina continua siendo difícil en trayectos largos, con lo que prefería pasar ese tiempo pudiéndonos mover en un barco que no sentados en el coche.
  • Os dejo toda la info de Balearia aquí.

Apartamento y dietas:

Ya sabéis que a nosotros nos encanta viajar y que siempre que lo hacemos es en apartamentos por la cantidad de oportunidades y ventajas que tienen. Desde que tenemos a Valentina es algo indispensable para poder seguir sus ritmos, rutinas y para que por la noche ella pueda irse a dormir a una hora prudente y nosotros todavía tener algún espacio (que no estar en la misma habitación de un hotel) y poder tomarnos un mojito (sin alcohol), jugar a las cartas o ver alguna película. Hospedarse en Formentera no es barato y además cuesta mucho encontrar cosas decentes porque la mayoría de alojamientos se reservan ya un año vista y por lo tanto muchos están bloqueados por clientes habituales. Es por ello que si os interesa visitar la isla en los meses más fuertes (julio y agosto) os recomiendo que lo hagáis con margen. Nosotros reservamos el apartamento entre diciembre y enero.

Los apartamentos eran estos, Sa Vinya, situados en Es pujols. A priori la ubicación no os encaja mucho, ya que aunque en Formentera no hay la actividad nocturna que puedes encontrar en Ibiza, sí que es la zona más frecuentada por jóvenes y dónde hay más bares nocturnos. De todos modos nos decidimos a hacerlo ya que las recomendaciones y puntuaciones de familias era muy buenos. Y no nos equivocamos. Está apartado de la zona más activa y el sitio es increíble. Tiene además de los apartamentos unos hostales (más modestos y sin cocina) y una piscina dentro del complejo. También hay el restaurante (solo para cenas) con el desayuno buffet incluido en el precio. Nos comentaron que no lo ofertan ya que no está abierto siempre, así que si os interesa preguntad antes de reservar.

Tema dietas, con un apartamento te permite economizar muchísimo, algo que en Formentera es bastante necesario porque salir a comer cualquier cosa es caro. Nosotros nos llevamos toda la comida. TODA. En serio, no tuvimos que comprar nada. Cogimos unas neveras de esas grandes de porexpan y metimos la compra que hicimos aquí. Duro 24h en ella (todo el trayecto de ferry y hasta las 3 de la tarde que nos dieron las llaves del apartamento) en pleno agosto y se mantuvo fresco sin problema. Organizamos los menús desde casa para llevarnos lo imprescindible. Sabíamos que dos noches iríamos a cenar fuera, y el resto todo en casa. Antes de que naciera Valentina siempre nos hacíamos tupper y comíamos en la misma playa, pero con un bebé o niños pequeños es algo que no recomiendo. Estar en la playa durante las horas de máximo sol (y yo embarazada) es algo peligroso, así que sobre las 12.30 nos volvíamos al apartamento, comíamos, V hacia la siesta y después una buena dosis de piscina antes de salir a visitar algún pueblo de la isla.

Si no queréis llevaros la comida desde aquí no hay problema, tenéis varios supermercados en cada pueblo (que no serán del mismo precio que en vuestro barrio por supuesto) pero en Sant Francesc hay incluso un Eroski donde se puede hacer la compra grande.

Las mejores calas y playas de Formentera:

Formentera no es una isla grande y en una semana puedes ver prácticamente gran parte de ella. Eso sí, hay algunas calas que para ir con niños son imprescindibles sí o sí.

  • Caló des Morts: ésta fue la primera cala a la que fuimos y nuestra preferida sin duda. Hay que ser muy madrugador ya que es una cala muy pequeñita donde caben apenas 10 o 15 personas, pero realmente merece mucho la pena. Es muy muy calmada, con unos colores y unas vistas preciosas. Desde allí podéis comer o tomar algo en el Kiosko bartolo. Los kioskos son como chiringuitos, muy auténticos y típicos de la isla con comida casera y muy rica.
  • Es códol foradat i Mitjorn 10.7: situadas en la playa de mitjorn. Son ideales, grandes y muy planitas si el viento sopla a vuestro favor. En la segunda estuvimos la última mañana prácticamente solos y hay zonas regentadas por nudistas.
  • Cala Saona: es ideal, grande, tranquila y preciosa pero está a tope. Vale la pena ir prontito y retirarse sobre las 11 que es cuando se empieza a convertir en las ramblas de Barcelona. Tiene un acceso muy muy fácil y un hotel justo en frento con lo que hace imposible que no esté abarrotada de gente.

  • Ses illetes: la zona por excelencia de Formentera que cualquier local te dirá que no la pises porque está llenísima de gente. Y tienen razón, aunque yo tengo que decirte que sí que vayas porque hay que verlo. Después seguramente no vuelvas porque prefieras otra cosa, pero al menos hay que visitarla. Está tan llena que hay que pagar para acceder (6€ los coches y 4 las motos). Desde allí también puedes coger un barco para visitar el islote de Espalmador. Nosotros aparcamos en el último párquing donde hay un restaurante que se llama Es ministre y llegamos muy muy temprano. A las 11 ya estábamos en el coche de vuelta y de verdad que nos impresionó ver la cola de coches parados en la carretera durante 2 kilómetros
  • Platja de Sa Roqueta: está justo al lado de Ses illetes, es preciosa, mucho más salvaje, nada que ver y con nada de gente. Así que cuando salgáis os podéis vernir a esta.
  • La piscina de las Dunas: ésta fue la que me dejasteis mil comentarios en Instagram y que me recomendó una seguidora isleña a la que le estoy tremendamente agradecida por todo lo que nos recomendó. Son unas piscinas (muy pequeñas) que hay en un complejo de apartamentos y restaurante llamado las Dunas, así que si vas a comer te puedes bañar sin problema, y las vistas son… ¡increíbles!

Lugares para visitar:

  • Sin duda no podéis perderos los faros en las diferentes costas de la isla, nuestros preferidos Barbaria (el más conocido) y La mola, pero encontraréis muchísimos repartidos por toda la isla y son el mejor atrezzo para las fotos.
  • Ver puestas de sol. Es algo mágico y precioso. El más conocido en el far de barbaria, o desde estany d’es peix. La verdad es que a mi me gusta ver las puestas de sol tanto en un lado como en otro, son preciosos y distintos a la vez.
  • Los mercados artesanos. El más auténtico y antiguo es el del pueblo de La Mola (se hace cada miércoles y domingo por la tarde) y si no, tenéis el de la Savina, en el puerto todos los días de la semana.
  • Vale la pena visitar los pueblitos que tiene la isla, que no son muchos y que os pueden ocupar una tarde de vuestro viaje. Para nosotros el más bonito, sin duda, Sant Francesc, que no vimos la primera vez que fuimos y sin duda nos dejó el corazón robado. Si os gusta ir de compras, las tiendas de allí son increíbles y los resturantes también 😉

Bares y restaurantes:

No os puedo recomendar gran cosa, porque como ya os he dicho sólo cenamos fuera dos noches, que el amore como buen gourmet tenía clarísimo que quería ir, pero si que os puedo dejar la lista que me pasó la bonita de Maca de Hip & Love, que desde aquí ya le doy las gracias por ser nuestra guía virtual por toda la isla.

  • Sucre à panadería, os pilla de camino a la Mola. Pasamos mil veces pero no paramos nunca, nos quedó pendiente.
  • Blat picat à llegamos cuando quedaba media hora para cerrar (cierran a las 18h al menos en agosto) y nos pudimos comer lo poco que les quedaba, eso sí, el sitio muy auténtico y todo buenísimo.
  • Sa panxa
  • Ca na pepa à me la recomendasteis muchísimos, así que queda pendiente para la próxima vez
  • Pizzeria Macondo
  • Can Dani à restaurante con estrella michelín de la isla
  • Can Carlos
  • Bona espina
  • A mi manera
  • Can Rafalet à fuimos la segunda noche. Vale la pena reservar a las 8 de la tarde a primera línea y ver como se pone el sol. El sitio es muy auténtico, las vistas increíbles y la comida muy buena. Eso sí, no repetiría por culpa de los camareros. La verdad es que (al menos, los que habían el día que fuimos nosotros) fueron unos machistas con los comentarios hacia las jóvenes turistas que no entendían lo que decían pero que el resto de locales sí. AL verdad es que es una pena ya que como os he dicho el sitio es ideal, nos lo recomendaron y comimos de lujo (Valentina se puso la botas) pero los comentarios que tuvimos que oir durante toda la cena era para levantarse. Así que si el dueño del restaurante o alguien de su confiança me lee que le haga llegar la crítica porque la verdad que es lo único malo que puedo decir de Can Rafalet.
  • Can Carlitos à el preferido del amore, el restaurante del Nandu Jubany. Es precioso, se come de fábula y también vale la pena reservar a las 8 en primera línea (además está a pie de playa, literalmente) y ver la puesta de sol. Comimos genial aunque nos pasamos de cantidad con el menú degustación por la noche. Mis indispensables: arroz de langosta de la isla y el cheesecake de postre, ¡espectacular!

Y bueno, hasta aquí la crónica del viaje. Siento si se ha alargado mucho pero quería que tuvierais toda la info en un solo post. Ya sé que os dije que haría video, y ya me estoy arrepintiendo de no haberlo hecho pero la verdad es que llegué a la isla con muchas ganas de descansar y desconectar y sólo me apetecía más que eso. Y lo conseguimos. Espero que os sirva de ayuda y que os animéis a visitarla, si tenéis la posibilidad de hacerlo fuera de la temporada alta mejor y sobre todo no os olvidéis de cuidar y respetarla. Es un tesoro muy grande y hay que mantenerla así.

5 Comentarios

  1. Amalia septiembre 3, 2018 at 3:54 pm

    Muchísimas gracias por el post. De largo nada! Completisimo para la que nos morimos por visitar la isla. Soy maestra así que solo podemos ir julio y agosto. Casi me da un pasmo cuando he visto el previo de la habitación, con decirte que he ido corriendo a reservar son preguntar a la familia, pero claro, en temporada alta ya sí sube más. Así que consultaré y a reservar porque después de tu entrada, va a volar!!!!

  2. Gema Martínez Rojas septiembre 3, 2018 at 5:04 pm

    Buenísimo el post. Queremos reservar para el próximo verano. Iríamos dos parejas con 4 niños. El apartamento lo alquilasteis por Abnb? El enlace q has dejado te lleva allí. Gracias!!!

    1. estoreta septiembre 3, 2018 at 9:20 pm

      si! por airbnb 😉

  3. Elena septiembre 4, 2018 at 9:06 am

    Hola! Muy buena entrada, aunque no estoy de acuerdo con el comentario que haces del acceso a las playas de Menorca. Es cierto que hay que caminar para llegar a muchas playas, pero la costa menorquina tiene bastantes kilómetros de playas muy fáciles, en las que aparcas y caminas unos metros para acceder a ellas. Quien no conozca la isla pensará, por tu comentario, que hay que caminar mucho para ir a cualquier playa, y no es así.
    Saludos de una menorquina! 😉

    1. estoreta septiembre 4, 2018 at 12:45 pm

      Hola Elena!

      No le voy a discutir eso a una isleña 😉 Sin duda esta fue nuestra experiencia, pero por supuesto no hemos ido a todas las calas y los locales las debéis de conocer mucho mejor. Lo que me refería en el post, es que tanto en formentera como en ibiza aparcas en un parquing y desde el mismo ves la cala con chiringuito incluido. En Menorca, al menos a las calas que nosotros fuimos teníamos que caminar 20 minutos y en algunas, un poco más, además de bajadas… y es algo que con un bebé/niño pequeño y yo embarazada de 8 meses no lo veo factible… sin duda Menorca es nuestra isla preferida hemos estado 3 veces, así que cuando la situación sea distinto seguro que os volvemos a visitar.
      Mil gracias por tu comentario!

Dejar un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.