Dexeus Digital Mums

¡Por fin viernes!

No sé vosotras pero esta semana ha sido terrible para mi. Valentina ha estado más intensa que nunca si cabe, mogollón de trabajo, mil tareas en casa por hacer… iba viendo que la lista de cosas pendientes se alargaba y no finiquitaba ninguna. Este finde nos iremos al pueblo a desconectar y creo que me va a venir genial.

Quería aprovechar el post de hoy para compartir con vosotras una experiencia muy bonita que viví a principios de Mayo cuando me invitaron a ser una de las ponentes del II Dexeus Digital Mums. Hace un año, cuando V apenas tenía 4 meses me invitaron a asistir como oyente y la verdad es que no me vi capaz de coger a mi peque y plantarme todo el día en Barcelona con ella. Recuerdo aquella época súper oscura, y no tenía fuerzas para hacer frente a una bebé que no paraba de llorar, con mis mastitis de los primeros meses… Así que tuve que decir que no a muchos eventos y el Digital Mums fue uno de ellos.

Imaginaros la sorpresa que me llevé cuando este año me volvieron a invitar pero para que fuera ponente! Junto con 4 mujeres, madres y emprendedoras más querían que contara mi experiencia sobre cómo habían sido estos meses, cómo había evolucionado mi perfil en las RRSS y cómo había convertido mi blog en mi nuevo trabajo: construyendo de este modo una conciliación real.

Estaba súper nerviosa cuando me subí a hablar delante de tantas personas, pero como siempre, me ayudó mucho que me acompañaran mis grandes amigas que he conocido durante este año en el mundo 2.0 y que ya hace tiempo que han pasado la barrera virtual. 

¿Lo que conté? Pues la realidad de los últimos 16 meses: la dura etapa del postparto, lo rápido e intensos que pasan las 16 (ridículas) semanas de permiso de maternidad, y como sin darnos cuenta nos plantamos en septiembre y yo tenía que volver a trabajar. 

Meses antes ya veíamos, tanto el amore como yo, que no nos parecía bien, ni natural, ni nada de nada. No sentíamos que hubiera llegado el momento de esa separación, ni nosotros ni ella. Así que empezamos a buscar la manera, la fórmula de crear una conciliación real. No estoy diciendo ni mucho menos que nuestra fórmula sea la que tenga que usar todo el mundo, sencillamente, fue la que a nosotros se nos ocurrió. 

Hacía unos meses que tanto mis RRSS como mi blog estaban funcionando bastante bien, empezaba a arrancar. Así que nos arriesgamos y decidimos apostar por ello. En una formación de Charuca se me quedó una frase grabada: para crecer hay que invertir, y si crees en algo ve a por ello. Así que cogimos e invertimos en el blog. Contratamos a unos diseñadores, Pebre Negre, unos profesionales increíbles y que se han convertido en nuestros asesores y salvadores y nos hicieron un cambio de imagen.

Y gustó.

Y funcionó.

Y así estamos. Y hablo en plural porque detrás de Estoreta, está el amore, Valentina y yo. El amore aunque en la sombra, se encarga de mil cosas, es mi fotógrafo, videógrafo, secretario personal, lleva el papeleo, me hace recordar aquellas cosas que se me escapan, me da ideas, me acompaña a todos los saraos, me apoya… Si él todo esto sería imposible. 

Y yo, trabajo mucho más que antes, a horas intempestivas, ya que mi prioridad y quién marca los horarios es la tercera: Valentina.  ¿Se puede vivir de un blog? Sí, claro que se puede, aunque no esperéis ganar grandes cantidades y trabajar poquito. Más bien es al contrario. Gano mucho menos que antes y trabajo el doble; eso sí, soy yo la que pone mis horarios y a cambio tengo lo más grande del mundo: estoy viviendo de manera consciente y presente todos los días de mi hija. Estoy viviendo todas sus primeras veces, todos sus descubrimientos, todos sus miedos, todos sus malos días pero también sus mejores. Y eso, para mi, no tiene precio, no tiene un sueldo.

De todo esto y mucho más, hablé en mi ponencia de Digital Mums, me emocioné, me equivoqué y me salté todo lo que tenía pensado decir, más o menos como han sido estos últimos 16 meses. Si queréis ver el vídeo que hicieron sobre la jornada podéis verlo aquí. Yo llegué corriendo, hablé corriendo y me fui corriendo. Seguro que os podéis imaginar por qué.

Y hasta aquí por hoy, esta semana llevamos un pleno al quince con los posts, y todavía queda un post que acabo de terminar para mañana sábado. ¡No os lo perdáis!

Dejar un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *