Amor por lo analógico

¡Hola a todas!

Esta semana he estado un poco perdida por aquí, pero es que la vuelta del viaje nos ha dejado totalmente fuera de juego. Poco a poco hemos ido poniendo las piezas en su sitio.

Ya sabéis que me gusta compartir con vosotros mis pequeños descubrimientos o hobbies que me gustan, y hacia mucho que no os hablaba de uno de ellos. Ya sabéis que aunque me encanta el mundo 2.0 soy una enamorada del papel, de lo analógico, de tocar los recuerdos con las manos…

Me encanta hacer álbumes cada año y mirarlos y remirarlos, explicárselos a Valentina… y pienso que será una cosa que le encantara todavía más cuando sea un poquito más mayor. Me encanta poner en papel las fotografías que saco día a día con el móvil. Tanto aquellas que son súper artísticas, como las más cotidianas y naturales. 

Me gusta tenerlas todas dentro de una cajita de color kraft, y cuando ya tengo un buen montón escoger algunas para hacer un álbum, usarlas para algún regalo, como decoración…

Suelo imprimir las fotos desde casa, con la impresora, escáner y copiadora PIXMA TS9050 Estoy encantada de la calidad profesional con la que imprime. Es súper rápida y tiene mogollón de prestaciones. 

Como se puede conectar con wifi puedo imprimir directamente las fotos del móvil, en un plis, sin tener que mil opciones, o si no directamente poniendo la tarjeta de memoria. ¡No sabéis la de situaciones que me ha salvado!

Para mi, tiene un punto fuerte y añadido y es el diseño. Ya sabéis que soy una amante de la decoración, e intento en la medida de lo posible, que todo lo que esté en casa, quede bien integrado. Eso sí, sin renunciar nunca a la calidad, pero es algo que Canon nos ofrece con mayúsculas, ya que consigo un acabado en las fotos digno de imprenta. 

¡Ah! y lo mejor de todo, es que desde su portal de Creative Park, tienes acceso a miles y miles de plantillas para hacer manualidades. ¡Y son gratis!

Nosotros nos hemos descargado plantillas para hacer cactus, a ver si con estos de papel conseguimos que nos duren más, porque en esta casa no sobreviven ni los cactus! 😉

Es una herramienta súper útil y que sobre todo se adapta a la vida familiar, ofreciendo gran cantidad de juegos, servicios y manualidades para poder hacer con nuestros peques. 

Valentina es todavía muy pequeña para hacerlos, esta claro, pero a mi que me encanta trabajar con las manos, se ha convertido en una gran terapia para los día de lluvia (y para al amore, aunque si me lee lo negará hasta la saciedad)

Quedan monísimos ¿a que sí? Espero que os haya gustado mi propuesta. Os deseo que paséis un feliz finde en familia. Nos vemos la semana que viene, a tope y con pilas recargadas! ¡Gracias por estar ahí!

Dejar un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *