Mesa de estación: Otoño

¡Buenos días a todas! ¿Cómo habéis empezado el mes?

No hace falta que os diga que nosotros con especial ilusión y es que este mes será EL MES. Así que bueno, con una buena mezcla de emociones, cosas pendientes, muchos planes y preparados para que nuestras vidas vuelvan a hacer “¡boom!”. 

Hoy os he preparado un post muy rápido sobre la mesa de estación de otoño. Ha sido la primera vez que le he preparado una a Valentina ya que hasta ahora la veía poco preparada, y hace bien poquito que empieza a interesarse más por el mundo que le rodea, los cambios que sufre nuestro entorno, los ciclos, así que he pensado que esta estación era ideal para empezar con las mesas de estación. Para aclarar dudas, deciros brevemente que una mesa de estación es un rincón que preparamos en casa dónde representamos los elementos más característicos de aquella estación que estamos viviendo. De este modo los niños pueden ver, tocar y jugar con todo lo que después observan fuera de casa y establecen así conexiones, nuevos aprendizajes, juegos, preguntas, etc. Podemos tener una mesa de estación fija, un espacio establecido en el que con el paso de los meses vayamos modificando en cuanto a colores y elementos las diferentes estaciones. De este modo también mostramos el paso del tiempo o los ciclos de la naturaleza.

Las mesas de estación también están muy relacionadas con la pedagogía Waldorf, aunque no tenemos que ser unos expertos en materia para poder hacer una. Es más, cogiendo esta idea también podríamos hacer mesas o rincones sobre las fiestas del año como Navidad, San Juan, Halloween, Navidad… Pero sí que es verdad que en el caso de las mesas de estación Waldorf todo tiene un por qué. Por ejemplo, los colores que ponemos en cada estación son unos en concreto y que corresponden a los diferentes estados de ánimo. Si queréis leer más sobre el tema os recomiendo los posts de De mi casa al mundo. Ella es una crack y lo explica todo súper bien. 

Materiales que podemos utilizar para crear nuestra mesa de estación:

  • Pañuelos (de seda Waldorf, el nuestro es de aquí)
  • Elementos naturales que podemos recoger nosotros mismos con excursiones al bosque o incluso por la ciudad. Nosotros hemos puesto piñas, calabazas, castañas, almendras, avellanas, hojas y troncos

  • Figuras: hemos puesto los nins de los colores del otoño, así como tres hadas del bosque de LoraLora Natural (los tenéis aquí) que son personajes que simbolizan elementos del otoño como las hojas, la calabaza o las bellotas. También podéis añadir hadas Waldorf como la madre naturaleza y que siempre esté presente durante todo el año en la mesa, como figura central o colgada.
  • Cuentos: nosotros hemos puesto los dos cuentos que actualmente tenemos sobre la estación. La de otoño que os he recomendado muchas veces (aquí) y otro que le encanta a Valentina sobre la fiesta de la Castanyada, típica de Catalunya. 

  • Botellas sensoriales:aquí quizás recordáis la actividad que hicimos en verano de las botellas sensoriales (aquí) dónde elaboramos una para cada estación del año. La de otoño usamos los colores cálidos y arenosos y buscamos materiales que nos recordaran a la caída de las hojas. 
  • Ilustraciones: El año pasado recibimos esta de Hermano Gato, que os ha encantado a todas. Es una preciosidad y la pena es que ya no la hacen, pero os invito a todas a ver su web porque tienen cosas maravillosas. A mi me gusta representar también en otra dimensión los elementos, ya que de manera natural Valentina busca y empareja los elementos (la figura con la representación), es algo muy Montessori pero ya veis que pueden coexistir las dos pedagogías sin problema. Al final creo que lo óptimo es quedarse con lo que más nos gusta de cada corriente. Y por ejemplo, a raíz de las ilustraciones de hermano gato hemos hecho listas de la compra de otoño, me ha pedido que las dibuje, las hemos pintado… ¡Así que todo tiene cabida!

El uso que se le da a la mesa de estación es muy libre, al final es un recurso que nos va a proporcionar miles de conversaciones, preguntas, juegos… Ellos seguro que encuentran cosas tanto dentro como fuera de casa que les recuerda y que quieren añadir a la mesa. Con lo cual es un rincón muy variante que nos va a dar mucho juego durante los meses que dure cada estación. Podemos establecer pequeñas normas para ellos; evidentemente que la pueden tocar, pero tienen que tener presente que tiene que usarse con cuidado (por eso hasta ahora no he creído oportuno hacerlo con Valentina porque no la veía preparada), que no pueden sacarse las cosas o meter otras que no tengan relación. 

¿Qué os ha parecido? ¿Os ha gustado? ¿Os animáis a crear vuestra mesa de estación? Me encantará verlas si las subís por RRSS. Os aviso que enganchan, y que empiezas con un rincón chiquitito y rápido tienes que buscar algo con más espacio 😉

2 Comentarios

  1. Laura octubre 1, 2018 at 3:59 pm

    M’encanta la idea!! Molt intereddant com tot el que escrius 🙂
    Petons

  2. Maribel octubre 2, 2018 at 9:38 pm

    ¡¡Sencillamente genial!!!
    ¡¡Muchas gracias por todas tus ideas!!

Dejar un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.