El parto: un puente hacia mi nueva vida

Feliz Miércoles!! ¿Cómo va el ecuador de la semana?Aquí tenéis el segundo post de esta serie de publicaciones más personales en las que quería (necesitaba) escribir acerca de la maternidad.

IMG_2069
 
Pues bien, después de la preciosa y tranquila etapa del embarazo ( bueno, tranquila en mi caso, sé de amigas que no han parado de vomitar y de marearse durante los 9 meses y no ha sido una etapa tranquila y maravillosa…), pero si sois afortunadas como yo, llegaréis al parto tranquilas, fuertes y con ganas.
 
IMG_2490
 
Yo me preparé a conciencia, leí muchísimo, visité millones de blogs, centros de preparación al parto, talleres para esperar a un bebé… Incluso me hice mi rutinas matutinas de ejercicios, yoga y audioguías. Todo esto me ayudó a ser muy consciente de mi pequeña, de mi cuerpo, visualizar el canal de parto y ser consciente de lo que sería EL GRAN DÍA.
 
IMG_2183
 
Pero… por mucho que te prepares, ese día FLIPAS! Primero que no te lo crees, os explico. Yo estaba en mi semana 38, súper vital, súper enérgica, con 0 contracciones, y organizando desayunos bonitos en mi casa. El día que cumplía 38+1 tenía revisión de ginecóloga y me suelta la bomba: que la niña ha crecido un montón, que pesa 3.500 y que estoy verde verde como las peritas de San Juan, y que si la cosa sigue así nos iremos a una inducción!
 
IMG_2596
 
Llegué a casa rota, pensando que llegaría a la semana 42 y me lo tendrían que provocar, con parto instrumentalizado o cesárea… con todo lo que yo había trabajado para tener un parto natural! Bueno.. rompí a llorar desmoralizada. El amore que en estos momentos renace como ave fénix me calmó y me dijo, “venga va, vamos a dormir que te irá bien y yo mañana madrugo…” JA!!Al cabo de una hora me desperté de golpe, “¡un retortijón!” fui al lavabo y nada… me dormí al segundo. A los 5 minutos, otro! “ostras, pensé…a lo mejor me ha sentado mal algo” Me quedé mirando el móbil (si, lo confieso, Instagram!) y a los 5 minutos…Pam! otro! “Esto no es un retortijón, es una contracción!” Pensé que al fin me habían llegado, que tendría algunas y la cosa pararía, sólo estaba de 38+1. Pero no. No pararon, es más continuaron como un reloj cada 5 minutos. Después de 1 hora así, desperté al amore. “que…hace una hora que tengo contracciones…” Se echo a reir! “venga, va!” y yo… “que sí, que sí”.

Medio emocionados, dormidos, nerviosos, empezamos a hablar y a afrontar cada una de las contracciones que me venían. Eran muy flojas aunque yo en ese momento no lo sintiera así. Y así pasamos tooooda la noche.

IMG_2161
 
Por la mañana, sobre las 8 llamé a mi comadrona. “vale, estás de parto, vente para el hospital y te miramos”. Yo estaba emocionadísima, y diciéndole al amore, “llevo 10 horas de contracciones, ya verás, estaré súper dilatada y este mediodía la peque ya estará aquí” jajajajajajajaa me río solo de acordarlo, ilusa…

Llegué, me miraron, estaba mi comadrona y mi ginecóloga (¡Risas! “mira que ayer por la tarde estabas verde y hoy estás aquí!) total, me hacen un tacto y estoy de 1 cm UN CENTÍMETRO!!!!! 10 HORAS Y SÓLO UN CENTÍMETRO!!! me da algo, pensé. Me dijeron que evidentemente el trabajo de parto había empezado y que podía hacerlo en el hospital o en casa, que todo dependería de lo rápido que yo dilatara. No lo dudé y nos volvimos a casa. Ahí empezamos a hacer todo lo que nos habían enseñado: bañeras de agua caliente, ejercicios con la pelota, masajes, estiramientos con las cuerdas, paseos por el barrio…

Iban pasando las horas y las contracciones cada  vez eran más fuertes, estaba a punto de tirar la toalla, entré en un bucle de negatividad: “no voy a poder, no quiero, me duele, tengo MIEDO!” Eran las 4 de la tarde cuando apareció nuestra comadrona y nos dio el soplo de energía que necesitábamos. Nos enseñó nuevas posturas para hacer frente con las contracciones, me hizo masajes y entre los dos me ayudaron muchísimo, sobre todo a nivel psicológico para seguir trabajando en mi dilatación.

En este punto quiero recalcar un hecho, es un grito (no sé hacia dónde ni hacia quién) pero un grito para que empiecen a cambiar un poco las cosas en este país. Nosotros tuvimos la suerte de estar acompañados con una calidad altísima porque nuestra comadrona era nuestra amiga, pero pienso que esto debería de estar al alcance de todos. Que toda mujer embarazada pudiera trabajar el parto en su casa acompañada de personas cualificadas, expertas y preparadas para ello, porque señoras no es lo mismo estas 20 horas dilatando en tu casa que en un hospital! Más que nada porque en un hospital serían 40 o acabarían en una inducción.

Bien continúo, a las 8 de la tarde llegué a mi tope máximo, a mi umbral de dolor, ya no podía más. Estaba cansada, molida por todas partes, ya no me calmaba ninguna postura así que fue el momento de irnos al hospital. Mochilas, abrigos, taxi y para allí que nos plantamos. En 4 horas nacía Valentina, de las manos de una amiga maravillosa mi ginecóloga de confianza y  acompañada por el hombre más maravilloso del mundo. Durante esas 4 horas que se me hicieron cortísimas estuvimos hablando, charlando en confianza, y yo estaba tranquila. Tranquila porque estaba rodeada de personas conocidas, cálidas, que me entendían, que sabían el parto que quería y que me respetaban.

Al final, no aguanté el dolor y pedí que me administraran epidural, la suficiente como para notar todo el expulsivo, para empujar, para notar como mi pequeña salía de dentro de mi y nos mirábamos por primera vez a los ojos.

Soy incapaz de escribir esto sin que se me caigan las lágrimas por las mejillas, fue sencillamente precioso. Nos miramos a los ojos por primera vez y aunque pensaba que en ese momento estaría llorando a borbotones, no se me cayó ni una lágrima, estaba en shock total.

Ya está.

Mi vida había cambiando por completo.
Ya no sería nunca más la de antes.
Tenía encima de mí a mi hija, y de la mano al amor de mi vida.

Lo que vino después bien merece otro post y de los largos. Solo os avanzo dos cosas: Valentina nació llorando y buscando cual posesa un pezón donde succionar, y así continúa.

El puerperio es todo un mundo, para mi desconocido y que me pilló en “bolingas”, así que amigas para que no os pasé lo mismo, no os perdáis el próximo capítulo! 😉

FullSizeRender
 
No quiero acabar el post de hoy sin dar las gracias a las 4 personas que me acompañaron en MI día, mi ginecóloga Laura por acompañarme durante todos los meses de embarazo, por hacernos sentir que éramos sus únicos pacientes; a Marta, mi amiga y comadrona que nos acompañó incluso antes de que llegaran las 2 rallitas rosas en el predictor, y que ha sido nuestro gran pilar emocional de esta etapa, a mi amore por estar siempre, siempre a mi lado y haciéndome vibrar en cada paso que damos juntos, y a ti hija mía, por ser tan valiente, por tener tanta fuerza y por esas ansias de vivir que hicieron que llegarás a nuestras vidas dos semanas antes.
 
GRACIAS!

firmacolor

20 Comentarios

  1. Noelia Hernández Garcia marzo 2, 2016 at 7:51 pm

    Precioso!! Enhorabuena a todos, ahora a aprender y a disfrutar! Espero que yo tenga una experiencia tan buena como la tuya ya que en septiembre espero a mi peque jeje. Deseando leer el siguiente post!! Un beso guapa!

  2. Anna Floritismo marzo 2, 2016 at 8:00 pm

    Que bonita historia, y cuanta verdad. Nos pasamos todo el embarazo preocupadas por el parto y nadie nos prepara para lo que viene después, que en mi caso las dos veces ha sido lo peor. Lo bueno es que todo se pasa, hasta el puerperio!! Un abrazo!!

  3. Jenny marzo 2, 2016 at 8:30 pm

    Ets tan crack!!!! Estic esperant amb ansies el nou post!!!!!!!!! ������

  4. saray gomez marzo 2, 2016 at 10:07 pm

    Ha sigut maquíssim llegir-te, segur que va ser un moment màgic… I ara t'esperen moltissims més!! Petunets guapaa ☺️

  5. ilovemixtapes marzo 2, 2016 at 10:07 pm

    Curiós, eh? Quan estava embarassada plorava en imaginar-me com sería el part i ara m'emociono al recordar-lo, però al moment em va passar com a tu: en shock! Per cert, la meva nena va néixer el 25 de 39+1, casi casi anàvem a la par! 😉

  6. Unknown marzo 2, 2016 at 11:27 pm

    Nena! Q bonic, i que generosa relatant i compartint aquest moment tan íntim. No recordo ni era conscient d'haver-te transmès la idea que havies d'anar a inducció , si només estaves d 38 setmanes😂….
    Has sigut una bona pacient, i vas poder tenir el part que desitjaves i viure'l com t'havies preparat. El puerperi és dur, però amb el temps ho recordaràs anecdòticament i amb nostàlgia. Ànims que ho estas fent molt bé. I moltes gràcies pel teu agraïment ! Una forta abraçada pels tres.

  7. Anónimo marzo 3, 2016 at 9:34 am

    Gracias por tu post. Me ha emocionado. Pero no, no todos los embarazos son tan bonitos ni les puedes dedicar tanto tiempo a la preparación al parto. Un beso!

  8. Neus Muñoz marzo 3, 2016 at 10:01 am

    Moro d'amor amb aquest post*
    Nomes de llegir-te recordo el meu part, no van ser tantes hores pero va ser super emocionant! Enhorabona

  9. Laura85 marzo 3, 2016 at 10:07 pm

    Precios… M'has fet plorar al recordar el meu part fa 9 mesos. El meu tb va ser respectat però el vaig lluitar molt. És molt trist veure com una cosa tan bonica, intima i personal es converteix a vegades en una situació horrible degut a les males praxis. Massa trist. Me'n alegro molt de la teva bona experiència:)

  10. Laura85 marzo 3, 2016 at 10:09 pm

    Precios… M'has fet plorar al recordar el meu part fa 9 mesos. El meu tb va ser respectat però el vaig lluitar molt. És molt trist veure com una cosa tan bonica, intima i personal es converteix a vegades en una situació horrible degut a les males praxis. Massa trist. Me'n alegro molt de la teva bona experiència:)

  11. Elisenda marzo 5, 2016 at 10:23 am

    M'he emocionat llegint el teu post!! Jo estic de 37 setmanes i mitja, també porto una nena, Lia. Una abraçada!

  12. sonia codina marzo 5, 2016 at 4:04 pm

    Tot i que et segueixo de fa poquet, volia dir-te que estic d'acord i som unes afortunades de poder tenir a molt més que professionals en moments com aquest. Ànims en aquesta etapa que a mi per contra, va ser la més xula!!! Coses de les hormones suposo… ��

  13. Anónimo marzo 30, 2016 at 7:59 am

    Es un post precioso en el que se saltan las lágrimas. Pero como maestra tienes que tener cuidado con las faltas de ortografía, móvil es con v y raya con y.
    Enhorabuena por esa muñeca!

  14. Pingback: In & out – estoreta – Family, Craft & Deco

  15. Day enero 26, 2017 at 9:44 pm

    Que lindo! Sobre todo lo de tu ginecologa y que los hiciera sentir como sus unicos pacientes, el mio ni se acordaba de mi nombre el día que
    Me indujo el parto en la semana 39 estando aun verde verde como tú.
    Al final terminó en cesarea porque pedí epidural 4 veces, al final ya no sentía nada de la cintura para abajo y deje de dilatar en 8 cm. Lo importante es que tengo a mi principe sano y precioso conmigo, pero digamos que no fue lo que soñe.

    1. estoreta enero 29, 2017 at 12:13 pm

      claro que si, eso es lo más importante!

  16. Jasmina enero 27, 2017 at 7:44 am

    Gràcies. Per tan bonic record. Com dius tu, totes hauriem de disposar de persones entregades, no pas de “treballadors en hores de feina”. Jo vaig fer fora (literalment) a la llevadora i ginecòleg que “em tocàven”quan ja s’acostava el moment dient que a mi, aquelles persones amb aquesta mala cara i posant els ulls en blanc si em queixava de dolor, no m’ajudàven a parir! Parir ho faria jo, i ells no eren benvinguts! (Hauries d’haver vist quina cara van posar…) Finalment va venir un altre equip amb una ginecòloga i una llevadora i fins i tot vaig dir quina de les dues m’havia d’ajudar en la maniòbra d’expulsió i quina controlar el monitor. Gràcies a tenir-los “benposats” i atrevir-me a dir què volia, la meva experiència va ser inmillorable, però hagués pogut ser un malson…

    Per molts anys família

    1. estoreta enero 29, 2017 at 12:12 pm

      ole!!!!

  17. lara enero 27, 2017 at 9:39 pm

    Si te han Puesto epidural de natural no tiene nada,en todo caso vaginal.

    1. estoreta enero 29, 2017 at 12:16 pm

      ¿dónde has visto tu que yo haya escrito que he tenido un parto natural?

Dejar un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *